Deporte y aprendizaje: mens sana… ¿en cerebro sano?

El ejercicio físico afecta positivamente en la salud y mejora la adquisición de la enseñanza

Al parecer aquella sabia exhortación del poeta romano Juvenal que nos recomendaba orar para tener una mente sana en un cuerpo sano, es ahora empíricamente confirmada por las actuales investigaciones en neuroeducación. En efecto, esforzarse en nutrir la inteligencia con un amplio conocimiento que permita comprender la realidad y el mundo en el que vivimos, no se agota en el solo ejercicio mental y científico, también tiene especial vinculación con el ordenado cuidado del propio cuerpo.

Todos sabemos que la práctica deportiva y el ejercicio físico redundan positivamente en nuestra salud, ya que mejoran el sistema cardiovascular y el inmunitario, reducen la obesidad, regulan los niveles de azúcar y fortalecen los huesos. Además, la asidua actividad física mejora el estado de ánimo, haciendo que nos sintamos mejor, menos estresados y más motivados a la hora de hacer cosas.

Lo que no todos sabíamos es que el ejercicio físico y la práctica deportiva también mejoran la adquisición de aprendizajes. Así nos lo explica Jesús Guillén en uno de los capítulos del libro Neuromitos en educación (Plataforma Editorial, 2015). Nos explica Guillén que la actividad física genera unos neurotransmisores, como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina, que mejoran el estado de alerta, la atención y la motivación, factores estos fundamentales para que se produzca el aprendizaje. Según estudios realizados en este campo de la neurociencia, la actividad física resulta sumamente importante ya que fortalece las conexiones neuronales, mejorando nuestra capacidad de aprender; genera nuevas neuronas en el hipocampo, en cualquier momento de la vida; y aumenta la vascularidad cerebral, mejorando el funcionamiento del cerebro.

En el ámbito educativo, estos descubrimientos, han venido a reafirmar la necesidad de mantener y reforzar la cantidad de horas dedicadas a la educación física con la finalidad de disponer el cuerpo para mejorar la mente. Junto con ello, se ha replanteado también la importancia de los descansos y de la actividad al aire libre que favorezcan la actividad física voluntaria. Un simple paseo por un entorno natural, nos dice Guillén, permite segregar una serie de neurotransmisores que recargarán de energía circuitos cerebrales que intervienen en la atención y la memoria y que se saturan como consecuencia de la actividad escolar continuada.

En resumidas cuentas, la neurociencia nos vuelve a poner frente a esa admirable unidad de cuerpo y espíritu que es el ser humano. La formación del maestro no puede desconocer los beneficios que pueden obtenerse del cuidado del cuerpo, así como tampoco puede olvidar que en la educación física también se juega la formación humana.

Dr. Luis Mariano Bártoli es director de estudios del área de Educación


Aprobar la asignatura pendiente de la educación emocional

El contexto social reclama que el desarrollo de la inteligencia emocional se sitúe como eje básico de la formación de niños y jóvenes.

Desde hace tiempo, la doctrina pedagógica advierte de la necesidad de que la escuela conceda a la educación emocional la misma importancia que otorga a los aspectos estrictamente cognitivos. La lógica del mundo presente, en el que la interrelación, la adaptabilidad o la comprensión de la complejidad cultural son valores aún más cotizados que el conocimiento técnico o académico, agudiza la necesidad de implantar la educación emocional como prioridad del sistema educativo.

Así que la educación emocional, o la inteligencia emocional, es un tema que irrumpe a poco que se bucee en el debate educativo actual. Al interrogarnos por la cuestión, hay que tener en cuenta que la educación emocional es una cuestión de “orientar la mirada”. Como explica el profesor de Filosofía y Educación emocional y colaborador del Ateneu de l’Alliançe française de Sabadell, Josep Soler, no se trata únicamente identificar “las emociones, sino la idea que hay en ellas. Cuando alguien siente miedo, rabia, indignación, alegría o entusiasmo, tiene que comprender qué idea se manifiesta. Por ejemplo, en la indignación encontramos la idea de justicia”.

Tan importante como tener claro el concepto de educación emocional es saber reconocerla en el alumno. Un ámbito privilegiado para evaluar su buen desarrollo emocional es el trato con los compañeros. Es clave observar “si tiene una buena empatía, es respetuoso, alegre y lo expresa, además de con la palabra, con el gesto y con un talante afable y conciliador”, observa el vicepresidente de la Fundación Joviat y director pedagógico de la Escola Joviat, Jordi Vilaseca. Como facetas a las que el maestro ha de estar atento, este educador también destaca la capacidad de reconocer y expresar el estado de ánimo, de poner palabras a los sentimientos, la forma de resolver los conflictos, las habilidades sociales que se emplean para encontrar el equilibrio o la coherencia entre el comportamiento en la escuela y en la familia. La potenciación de la autonomía del niño contribuirá al despliegue de estas facetas. “Hay que ayudar al alumno a expresar sus necesidades y empoderarlo”.

Hoy, más necesaria que nunca

Una atención sistemática a la educación emocional habría sido básica en cualquier período precedente, pero lo cierto es que hoy la necesidad de priorizarla se ha acentuado. “Es más necesaria por el ambiente en el que crecen los chicos. Hay una frase que resume el espíritu de nuestro tiempo: ‘lo que pasa en tal sitio se queda en tal sitio’. Es como decir ‘lo que pasa cuando estoy enfadado se queda ahí’ y no me lo puedes criticar ahora que ya no lo estoy. Pues no, lo que haces enfadado también tiene consecuencias que no desaparecen cuando dejas de estarlo”, observa Josep Soler. Por este motivo, “una de las tareas más importantes que tenemos es educar las emociones para construir la persona que queremos ser”

Si hablamos de las urgencias propias de nuestro tiempo, la digitalización es un factor que ineludiblemente ha de ser evaluado, dado su impacto social y cultural. Como explica la maestra especializada en educación emocional, Anna Carpena, desde el punto de vista de la educación emocional, el entorno digital ofrece una doble cara. “Puede ser motivador de aprendizajes, pero también crear adicciones, es decir, su uso incentiva emociones positivas y también estresantes, como la ansiedad”. En este sentido, se revela esencial “la competencia emocional de la familia” para gestionar. “Sin duda, las emociones acompañan a las decisiones de poner, o no, límites al uso del entorno digital”.

La preparación del maestro

El contexto social reclama que el desarrollo de la inteligencia emocional se sitúe como eje básico de la formación de niños y jóvenes ¿Pero está nuestro sistema educativo a la altura de este reto? El desarrollo de la educación emocional “no está generalizado ni sistematizado” en nuestra enseñanza. Carpena, que es miembro del comité científico y asesor del Congreso Internacional de Inteligencia Emocional y Bienestar, apunta también a la falta de preparación del profesorado en esta materia. “Estar formado en inteligencia emocional quiere decir haber hecho un trabajo de autoconocimiento y autogestión, lo que implica mantener un proceso de trabajo personal permanentemente”. Si el maestro no puede ofrecer este punto de partida, “se harán actividades que no profundizarán en la consecución de objetivos claros”.

Disponer de una base de fundamentos psicológicos es esencial para que el maestro pueda afrontar significativamente la educación emocional. Es necesario conocer “las necesidades psicológicas de cada etapa vital para poder acompañar y guiar con criterio y coherencia”, apunta Jordi Vilaseca, que destaca la utilidad de modelos como el enfoque emocional de la Pedagogía sistémica.

Difícilmente se puede hablar de un proyecto de educación emocional integral si no se contempla el conjunto de actores: sistema educativo, familia, profesor y, por supuesto, escuela. ¿Cómo hacer que todo el centro participe de un enfoque coherente en este plano? “Nosotros trabajamos la educación emocional tanto en el profesorado, a través de formación continua, talleres, etcétera, como con todos los alumnos”. Mireia Trias, directora de la Escola Nostra Senyora de Lurdes (Barcelona) detalla que “a través de la interiorización, cada mañana hay un tiempo de silencio y relajación que permite al niño centrarse, armonizarse, conectar con sí mismo y descubrir el espacio interior intuitivo y misterioso que hay en él”. La acción tutorial y el ámbito de la convivencia también son importantes, como herramientas fundamentales en el desarrollo de la dimensión social de nuestros alumnos”, añade esta maestra y pedagoga.

Mireia Trias, junto a Anna Carpena, Josep Soler y Jordi Vilaseca, compondrá el plantel de ponentes de la próxima edición monográfica de Education Talks, que se celebrará el 1 de diciembre y se dedicará al tema de la Educación Emocional. Education Talks es una plataforma por la innovación educativa impulsada por la Universitat Abat Oliba CEU. Dentro de #EDUCATIONTalks se organizan encuentros amplios sobre innovación educativa, en los que tienen cabida todo tipo de perspectivas novedosas, y paneles monográficos sobre una cuestión de actualidad en el mundo de la educación. En formatos monográficos anteriores se trató la creatividad en el aula y el aprendizaje basado en proyectos.


El maestro se forja en la escuela

Habilidad para comunicar, capacidad de interacción, creatividad, liderazgo, disposición para la escucha, observación, empatía o asertividad, éstas son algunas de las cualidades que se necesitan hoy para el desempeño de la que, probablemente, es la profesión más importante del mundo: la de maestro.

La enumeración hace referencia a competencias transversales no estricta o exclusivamente vinculadas con un contenido teórico concreto, sino conhabilidades que se expresan en su puesta en práctica. Y como tales, es en la vida en el aula donde pueden aprenderse, desplegarse y pulirse. Si en cualquier oficio el conocimiento del medio es fundamental para ser un trabajador competente, ésta exigencia se acentúa en el caso de la enseñanza en niveles de infantil o primaria. El trato con el niño plantea una diversidad de retos y situaciones que sólo la experiencia enseña a afrontar.

Por los motivos expuestos, la formación del maestro se debe hacer de cara a la realidad de las escuelas, y no de espaldas a ellas. Los fundamentos teóricos de los grados de educación se agotan en sí mismos si no tienen continuidad en la vivencia del hecho educativo. Y más, si cabe, en una escuela como la del siglo XXI, en la que, en lugar de la transmisión de un compendio tasado de conocimientos, se espera que el educador estimule aspectos como la creatividad, la adaptación al cambio, el espíritu crítico o la capacidad de relacionar conceptos.

El maestro debe experimentar durante sus años de formación una inmersión en la escuela, formar parte de ella, conocer sus dinámicas, sus secretos intangibles. Esto es lo que, desde el año pasado, se ha propuesto la Universitat Abat Oliba CEU con la puesta en marcha del Plan de Inmersión Escolar (PIE).

El PIE forma parte esencial de los grados de Educación Infantil Educación Primaria de esta universidad. Este programa permite a los estudiantes la observación de clases reales, la asistencia a juntas de evaluación y planificación, los encuentros con maestros con experiencia para hablar de sus motivaciones y desafíos o la colaboración en iniciativas culturales que se desarrollen en el contexto escolar.

Un atractivo especial del PIE es que los estudiantes pueden comprobar sobre el terreno cómo sus profesores trasladan al aula de la escuela los conceptos que transmiten en las clases de la universidad. Es una ventaja que se deriva de que la UAO CEU pertenezca al mismo grupo educativo que los colegios Loreto Abat Oliba y Cardenal Spínola Abat Oliba (ambos de Barcelona). Una circunstancia que permite que el tránsito del aula de la universidad al de la escuela sea constante y fluido durante toda la carrera.


Transformación digital: la revolución que nos ha tocado vivir

La digitalización ha contribuido en la creación de un nuevo marco mental para comprender el mundo.

La historia del mundo contemporáneo se inició con profundas transformaciones de base, en lo político, en lo social, en lo económico y en lo ideológico. Cualquier manual de Bachillerato podría comenzar con esta definición referida a la última de las grandes revoluciones de alcance global: la industrial. Y, sin embargo, quién duda de que el mismo enunciado podría aplicarse al momento presente, gracias al fenómeno digitalización ¿Estamos asistiendo al comienzo de una nueva era? ¿Somos testigos de otra gran revolución?

No deja de ser chocante que hablemos de revolución, concepto tiene un alcance estructural, cuando aludimos a un proceso que se gesta en nuestros hogares, en la palma de nuestra mano. Pero es así, los cambiosque están sucediendo no son algo superficial o meramente instrumental, sino de hondo calado. Gracias al potencial de ramificación y complementación de la tecnología digital se ha podido construir lo macro desde lo micro, y viceversa.

La digitalización no se reduce a una ampliación del abanico de posibilidades a nuestro alcance, ha traído consigo un nuevo marco mental para comprender el mundo. Sobre la vertiente ideológica y sociológica de este fenómeno reflexiona Belén Barreiro, socióloga que presidió durante años el CIS, en su último libro (La sociedad que seremos). En él, se describe la forma en que, como resultado de la vertiginosa digitalización y de la crisis económica, la sociedad ha quedado divida en cuatro bloques: los digitales empobrecidos, los digitales acomodados, los analógicos empobrecidos y los analógicos acomodados. Como explica la autora, el influjo de lo digital provoca que para entender las opciones ideológicas de la sociedad ya no sea bastante con la lógica del eje izquierda-derecha sino que haya que acudir a las coordenadas digital-analógico. Por tanto, profundas transformaciones de base en lo social, en lo político y en lo ideológico.

¿Y en lo económico? No cabe duda de que es uno de los ámbitos en los que más rápida y creativamente se están manifestando los cambios. En lo económico es donde aparecen de forma más palpable las oportunidades y riesgos del fenómeno. Para reflexionar sobre este aspecto de la revolución digital, la Universitat Abat Oliba CEU, en el marco del Encuentro Anual de Alumni, celebrará el 29 de junio el evento ‘Transformación digital: el nuevo paradigma de la innovación’. En él, intervendrán figuras que, por su conocimiento y experiencia, tienen mucho criterio que aportar sobre la revolución que nos ha tocado vivir.


El mundo necesita periodistas, ¿podrías serlo tú?

La digitalización ha traído consigo cambios radicales en la forma de producir y consumir información.

En la sociedad actual, caracterizada por el constante tráfico de comunicaciones, la vocación de periodista adquiere un nuevo relieve. La digitalización ha traído consigo cambios radicales en la forma de producir y consumir información, y en este contexto, propicio a la sobreabundancia, el Periodismo está llamado a revitalizar su condición de referente sobre lo que es realmente útil y relevante.

Para estar a la altura del desafío, el periodista de hoy tiene que ser un profesional abierto a las lógicas de la era digital, lo que exige no sólo conocer las posibilidades técnicas disponibles, sino también estar en disposición de adaptarse a las que, con toda probabilidad, llegarán en el futuro. Es decir, ser partícipe del fenómeno para conducirlo conforme al patrón de responsabilidad social que debe guiar la función periodística.

Este último aspecto, el del compromiso con la función que el periodista desempeña en sociedades democráticas, no pierde vigencia con la digitalización. Al contrario, el hecho de que el ecosistema digital favorezca la volatilidad hace que la figura de un periodista ético y solvente se revalorice como factor de fiabilidad dentro de la incertidumbre. Hoy las premisas clásicas del periodismo tienen más vigencia que nunca

Todo buen periodista debería seguir estos 10 consejos:

1. Ser realista, no añadir ni quitar nada por cuenta propia. Hay que verificar cada información antes de escribir.

2. Las noticias están esperando para ser contadas. Hay que prestar atención a lo que sucede cerca, donde se puede encontrar muchas cosas interesantes de las que informar. Buscar lo noticiable en la vida diaria.

3. Escribir desde el punto de vista propio. Ese ángulo personal, esa perspectiva, es con lo que se consigue la diferencia.

4. No maquillar ni manipular las noticias, mejor dejar la imaginación para otros menesteres. A nadie le gustan las mentiras y el público no las perdona.

5. Una descripción simple siempre es mejor que una exageración.

6. Ser preciso. No existe más información que la información exacta. La gente confía en lo que se cuenta, no esperan ser defraudados.

7. Es difícil que la gente entienda de qué estás hablando si no se escribe correctamente.

8. Leer mucho y expandir el vocabulario, una historia corta no será tan emocionante si repite palabras en cada línea.

9. Es necesario cuidar a las fuentes.

10. Llevar siempre un cuaderno, un portátil, un móvil, una cámara… Nunca se sabe cuándo puede suceder algo interesante.

“El buen periodismo está donde hay un buen periodista, con herramientas para hacerlo y libertad para contarlo… en una página de un periódico –de papel o digital-, en un minuto de radio o de tv… En este momento de transformación e incertidumbre en el mundo de la comunicación, cuando tantos compañeros han perdido sus puestos de trabajo y las empresas buscan salidas a la crisis… a mí me gusta recordar que los soportes cambiarán pero la esencia de nuestro trabajo sigue siendo la misma e imprescindible… estar donde ocurren las cosas, hablar con todos los que tengan algo que decir y contarlo con honestidad… y eso sólo saben hacerlo los periodistas”. Pepa Bueno, periodista.


11 consejos musicales para superar las Pruebas de Acceso a la Universidad

El momento es ahora. Ya han llegado las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU). Proponemos unos últimos consejos para superar con éxito los exámenes. Once consejos para enfrentarse a las PAU... ¡y ganar! Y lo hacemos con música. Ésta es la playlist que hemos preparado:

1. Relájate. ¿Sabías que el 90 % de los alumnos supera con éxito las PAU? Usa la música para ello. Como dice Lady Gaga en esta canción, todos tenemos cien millones de razones para marcharnos... pero nos basta con una buena para quedarnos. ¿Tú ya has encontrado la tuya?

2. Planifica tu tiempo. Si estás estudiando es fundamental que distribuyas bien las horas para cada asignatura. Dedícale unos minutos a lo que te decimos. Y si quieres, puedes hacerlo mientras escuchas el primer single en solitario de Camila Cabello tras abandonar Fifth Harmony: Crying in the Club.

3. Focaliza tu energía. Es muy importante que sepas esquematizar la información más importante ¿Sabías que el It Ain’t Me de Kygo es una de las canciones más escuchadas de Spotify sin haber llegado a ser número 1 en ningún país?

4. ¿Quién puede hablar del amor? Se lo preguntan a ritmo de bachata Shakira y Prince Royce. Y es que seguramente no exista nada más complejo y con más aristas. Que no te ocurra lo mismo en las PAU 😉 Comprende lo que estudias y asocia los conceptos para que te lleven a una idea final. Y ahora sí, Deja Vu.

5. Mantente tranquilo. Estudia, descansa y organiza tu tiempo. Esta canción de Reality te ayudará a hacerlo.

6. Amor con hielo fue el primer sencillo del segundo disco de Morat, uno de los grupos con más energía del panorama actual. Pero no confundáis energía con prisas. En las PAU es fundamental entender bien las preguntas. Lee el examen, piensa, y sólo después, contesta.

7. Escucha al tribunal. Las instrucciones que os darán a la hora de empezar las pruebas son fundamentales. Y hablando de escuchar, ¿has oído el Bad Liar de Selena Gómez? El estribillo de esa canción es de las cosas más magnéticas que escucharás nunca.

8. Pasa de pregunta. Si una pregunta te bloquea, sigue con otra. En realidad, es un consejo que puedes aplicar a muchas más cosas en la vida. De hecho, pasa como recomienda Alejandro Fernandez y Morat de todo lo que te duela o te haga daño.

9. Hoy dedícate a descansar ¡Recarga energías para mañana! Recuerda que si te sientes bien, te saldrá la tortilla redondita, perfecta... Es el Efecto Pasillo.

10. No tomes cafeína. Necesitas estar relajado. Y si ni aun así lo consigues, prueba con esta canción de Ed Sheeran: Thinking out loud. No falla.

11. ¿Sabías que la canción Viva La Vida de Coldplay es la mejor canción para levantarse por la mañana según Spotify? Por su letra positiva, por su un ritmo in crescendo y por su tempo de entre 100 y 130 pulsaciones por minuto. Y es que ¡no puedes llegar tarde! Ah, y recuerda llevarte el DNI.

Confiamos en ti ¡Mucha suerte y mucho éxito!


Un mapa para orientar la elección de carrera

En el caso de muchos jóvenes, la elección de estudios universitarios es la primera decisión de alcance que toman de forma autónoma y plenamente consciente. No se trata de una cuestión sencilla, pues antes de decantarse por una de las muchas opciones disponibles, el futuro universitario debe ordenar y jerarquizar una serie de factores que no siempre es sencillo determinar. De la dificultad de la tarea da cuenta el hecho de que uno de cada cinco estudiantes abandona los estudios universitarios después del primer curso y que no son pocos, cerca del 7%, los que cambian de titulación una vez han comprobado en el primer año que la experiencia no respondía a las expectativas (datos de 2015 del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).

Sin perjuicio de tener presente que el camino que se emprende con la elección de estudios no es irreversible, sí conviene hacer un proceso de deliberación lo más sólido posible, basado en los aspectos esenciales que sostienen una decisión consistente. Cabría hablar de tres vectores: reconocimiento de la vocación y de las propias capacidades, conocimiento preciso de qué programas universitarios se alinean con estas cualidades personales (considerando la impronta particular que cada universidad da a sus estudios) y conexión con la perspectiva de proyección profesional.

Vocación, formación y profesión, éstos son los tres vértices que conforman el triángulo de la elección de carrera. La mejor decisión será la que integre de forma más completa estos planos, y éste parece haber sido el planteamiento con el que Santander Universidades y el grupo educativo CEU –al que pertenece la Universitat Abat Oliba CEU- han creado el Degree Advisor, dentro de las acciones del observatorio de empleo Job Lab CEU-Santander. Lo que esta novedosa aplicación ofrece es la posibilidad de que el usuario obtenga su propio perfil de estudiante en función de un completo test vocacional, a partir del cual se elabora un informe personalizado que incluye datos sobre la demanda de estudios universitarios, tasa de empleabilidad, tendencias de los distintos sectores profesionales, así como de las competencias más demandadas. Es decir, de una forma coherente y personalizada, el estudiante podrá disponer de un mapa en el que se ponen en relación los tres polos de información que hay que valorar.

La capacidad para ofrecer un relato integral es una de las grandes aportaciones de esta herramienta, ya que presenta de forma ordenada los datos que extrae de diversas fuentes estadísticas: estudio sobre Tendencias de Empleo Universitario, realizado por la empresa GfK a más de 950 empresas; informes del Sistema Integrado de Información Universitaria (SIIU) y otros estudios realizados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Ya está disponible una primera versión para estudiantes y próximamente habrá una diseñada para orientadores. Información para cualificar una decisión que anticipa muchas otras.


Education Talks: Una escuela en diálogo con el mundo

La multiculturalidad, la imparable evolución tecnológica o la mutabilidad de las categorías del mundo laboral han puesto en los últimos años de manifiesto una evidencia que los teóricos de la pedagogía ya llevaban preconizando durante décadas: que el objetivo primordial de la educación no debe ser tanto el aprendizaje de unos contenidos curriculares concretos, sino el desarrollo de unas competencias que permitan a la persona desarrollar autónomamente su personalidad. No se trata ya de un ideal, la realidad de un mundo en constante cambio impone repensar el modelo educativo.

Por ejemplo, en el plano profesional, los especialistas prevén que cerca del 75 % de los empleos del futuro serán ocupaciones que no existen en la actualidad. En un contexto así, resulta estéril planificar una formación en función de conocimientos o técnicas concretas. De hecho, lo que las empresas esperan ahora del trabajador es transversalidad, capacidad de adaptación, resolución de problemas, gestión de la información y del cambio o empatía. Todo esto en un marco global, que desborda los esquemas culturales rígidos.

La articulación de una educación a la medida del mundo es un desafío al que no es ajeno ninguno de los factores presentes en la escuela. Si lo que se desea es inculcar en el alumno una actitud de adaptación crítica a los muchos cambios que habrá de experimentar a lo largo de su vida, la escuela debe participar de esta predisposición. En este sentido, hay que afrontar la innovación educativa no como la consecución de una fórmula definitiva y cerrada sino desde una perspectiva permeable a sucesivos cambios.

Por este último motivo es importante que la comunidad educativa viva en un permanente estado de diálogo e intercambio de experiencias. Para favorecer este encuentro entre docentes y profesionales del mundo de la educación comprometidos con el cambio educativo, la Universitat Abat Oliba CEU celebra regularmente los encuentros “Education Talks”. La próxima edición, que tendrá lugar el 18 de mayo, contará con la participación del director científico del programa “Inteligencia Emocional” de la Fundación Punset, Pablo Herreros, el premio Bitácoras 2016, Sergio Castro, la booktuber, Marta Botet, el director de los grados de Educación de la UAO CEU, Mariano Bártoli, el miembro del comité científico del proyecto “Educació Demà”, Frank Sabaté, y la codirectora de la Granja Escuela de Santa María de Palautordera, Cristina Gutiérrez. Consulta más información sobre el evento y la forma de inscribirse.


ADE e ingeniería industrial, las carreras con más salidas profesionales

Para muchos estudiantes, este es el dilema sin fin: ¿estudias lo que te gusta, o escoges la formación que te ofrece una mejor salida profesional?

Según Adecco Professional, del total de ofertas de trabajo que reciben para titulados cualificados, el 4,2 % son para los de Administración y Dirección de Empresas (ADE); por debajo se sitúan las de ingeniería industrial, con el 3,3 % de las peticiones de contratación; y de ingeniería informática, con el 2,96 %. Después aparecen las de Ciencias Empresariales, Economía y Derecho, que retrocedieron el 2011, y que ahora vuelven a ocupar los primeros puestos del listado porque consiguieron el 2,5 %, 2,3 % y 2,2 %, respectivamente.

Las ofertas de la especialidad de Relaciones Laborales, Investigación y Técnicas de Mercado han aumentado las posibilidades de ocupación. La primera opción casi lo ha hecho cinco veces más respecto al año anterior, con el 1,34 %; mientras que la segunda de ellas, con el 1,16 % de las ofertas con cualificación, ha aumentado dos veces las posibilidades.

La especialidad de Medicina, que normalmente ocupaba los primeros puestos, ha disminuido el número de ofertas y se sitúa en el 0,65 %.
La importancia de los idiomas en las titulaciones es un requisito que cada vez más las empresas exigen a los trabajadores. En un mundo globalizado, donde las empresas exportan e internacionalizan sus negocios, quieren contar con personal que domine más de un idioma, y por eso es un punto a favor del candidato. Este requisito cada vez lo exigen más las empresas: el 32,23 % de las ofertas para licenciados y el 29,09 % de las dirigidas a los diplomados demandan el dominio de idiomas.


Nuevas carreras para nuevas necesidades de mercado

Recientemente y aprovechando la adaptación obligatoria que ha supuesto el Espacio Europeo de Educación Superior (el llamado proceso de Bolonia), la Universitat Abat Oliba CEU ha apostado por las nuevas carreras que tienen más demanda en el mercado laboral. Y no solo eso, sino también por la combinación de grados con la finalidad de sacar el máximo provecho a los años de formación universitaria.

En esta línea, la Universitat Abat Oliba CEU de Barcelona amplía la oferta con dobles titulaciones, el doble grado en Marketing y Dirección Comercial más Dirección de Empresas, con la finalidad de añadir a los alumnos un perfil distintivo con más salidas profesionales a su alcance; así como el doble grado en Marketing y Dirección Comercial más Publicidad y Relaciones Públicas, que forma a los profesionales con habilidades especiales para la comercialización y la comunicación, para que tengan capacidad de crear, desarrollar, controlar, vender y comunicar cualquier tipo de producto y/o servicio a empresas de negocio diversificado.

Además, también ofrece el doble grado de Educación Primaria más Psicología, que completará la formación en educación y psicología del alumno con la capacitación necesaria para trabajar en el entorno laboral actual; así como el doble grado de Psicología más Criminología y Seguridad, que une la formación y la preparación completa de un psicólogo con los conocimientos teóricos sobre criminología y seguridad. Este grado garantiza la aplicación de estos conocimientos en experiencias prácticas para convertirse en un especialista que tiene un conocimiento global de ambas materias. Eso, sin duda, amplía los horizontes profesionales de los estudiantes en el ámbito de la prevención y de la investigación de los delitos.
No tenemos que olvidar que los estudios de Derecho no han dejado de figurar entre la formación más demandada en este campus. La Universitat Abat Oliba CEU es la escuela privada de Derecho con más experiencia de Barcelona, ya que desde el 1973 forma juristas con los dobles grados de Derecho más Ciencias Políticas, Derecho más Criminología y Seguridad, y Derecho más Dirección de Empresas.

En el apartado de dobles titulaciones, hay que destacar el doble grado de Educación Infantil más Educación Primaria, que une lo mejor de ambos títulos: la atención a los más pequeños (hasta los seis años) y la especialización en las áreas de inglés, educación especial y docencia de la lengua inglesa (en la etapa de los seis a los doce años).
Y como ya sabemos que un elevado nivel de inglés se exige cada vez más, no tenemos que obviar la gran oferta de programa bilingües para los dobles grados que nos ofrece la Universitat Abat Oliba CEU: Periodismo más Ciencias Políticas, y Educación Infantil más Educación Primaria. Se puede escoger el programa bilingüe en todos los estudios de Dirección de Empresas.