El primer día en la universidad ¿Qué me espera a partir de hoy?

Ha llegado septiembre. Atrás han quedado los nervios del examen de acceso a la universidad, las cábalas sobre las notas medias, las dudas acerca de qué grado cursar... Es el momento de poner el pie en la universidad por primera vez. El bachillerato fue un buen campo de pruebas, pero está claro que ser universitario representa un salto importante. Es jugar en otra división. Se entiende, por tanto, que algunas incertidumbres asalten al estudiante en las primeras semanas en el campus.

Sin embargo, si repara en ello, el universitario primerizo se dará cuenta de que lleva mucho tiempo preparándose y que tiene en su mochila experiencias que le ayudarán a adaptarse. Hoy la universidad no es una realidad que viva de espaldas a los colegios e institutos. Antes de concluir el bachillerato, el estudiante ha tenido oportunidad de participar en actividades que le han acercado a la realidad universitaria.

A pesar de todo, lo natural es que surjan dudas. Preguntas que buscan respuestas. Afortunadamente, el recién llegado tiene dónde encontrarlas. El Servicio de Atención al estudiante es el lugar indicado para informarse, orientarse o asesorarse. Ninguna preocupación es banal y más cuando el centro ofrece un seguimiento personalizado del desarrollo del alumno, tanto a través de servicios de atención como mediante tutorías sistemáticas. Sin olvidar al Servicio de Atención Psicológica, a cuya ayuda hay que recurrir sin ningún tipo de reticencia.

Precisamente, lo que un joven debe esperar de su período universitario es crecimiento. Los créditos, los exámenes, las clases y los trabajos son sólo la parte elemental, el esqueleto de un cuerpo que hay que alimentar con experiencias enriquecedoras. No se trata sólo de atesorar conocimiento, el estudiante debe aspirar a que la universidad saque lo mejor de sí. Pocas etapas de su vida tendrá con tantas posibilidades a su alcance: deportes, biblioteca, clubes de lectura, música, clubes de emprendimiento, sociedades de debate o grupos de estudio sobre materias específicas.

Por supuesto, la universidad debe servir para adquirir otra visión del mundo, más amplia y diversa. El contacto con otras culturas, con personas de otros países, es clave para desarrollar una mirada amplia de la realidad. La red de acuerdos internacionales y las facilidades para estudiar varios idiomas son algunas de las cartas que las universidades ponen a disposición del alumno para que jueguen en el tablero de la globalización.

Sin embargo, hay que saber que no hace falta ir muy lejos para desarrollar conciencia de otras realidades, de problemas que crecen y se agravan cerca de nosotros. El voluntariado es una forma de conocer el lado sombrío de nuestras sociedades y echar una mano para aliviar la situación de personas que sufren. Esto es crecer con mayúsculas.

En definitiva, lo que un universitario debe hacer desde el primer día es tener los ojos bien abiertos. Ayudar y dejarse ayudar. Con esta disposición, le será más sencillo sacar todo el jugo a los años de universidad y encontrar su sitio en el mundo. Para esto último, los estudiantes de cuentan con la gran ayuda del Servicio de Prácticas y Empleo y con la certeza de que, incluso después de haber terminado los estudios, su universidad, a través del Servicio de Alumni, estará para siempre dispuesta a darles el empujón que necesitan para seguir avanzando.


Universidad sin barreras para el estudiante con discapacidad

La igualdad de oportunidades para formarse es el primer paso para garantizar la no discriminación de las personas con discapacidad en el acceso a un trabajo cualificado

Según el “Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad” (CERMI), uno de los puntos que tradicionalmente ha tenido más influencia en la exclusión social de las personas con discapacidad ha sido —y sigue siendo— el escaso nivel logrado en su acceso a la educación y a la formación. Sobre todo, a los niveles superiores del Sistema Educativo.

Los únicos límites que tienen que tener las personas con discapacidad en relación con sus estudios universitarios tienen que ser estrictamente los debidos a sus capacidades y aptitudes, además de su misma actitud ante los estudios, igual que el resto de alumnos universitarios. La igualdad de oportunidades para realizar estudios universitarios es el primer paso para garantizar la no discriminación de las personas con discapacidad en el acceso a un trabajo cualificado y a la posibilidad de desarrollar una vida autónoma. La Universidad se tiene que abrir a toda la sociedad, y esto incluye acabar con las barreras físicas y también sociales que impiden o dificultan a estas personas continuar sus estudios. Así es cómo se piensa desde la Universitat Abat Oliba CEU, donde se garantiza la igualdad de oportunidades, la no discriminación y la accesibilidad a las personas con discapacidad. Desde el Servicio de Orientación Psicológica y Atención a la Discapacidad (SOPAD) se ofrece asesoramiento y apoyo en todo momento, dando respuestas a todas los necesidades a través de:

  • Asesoramiento individualizado: con el objetivo de atender a las necesidades específicas del estudiante se establecen las ayudas y el apoyo material necesario. El asesoramiento se dirige no solo al alumno sino también a profesores y compañeros.
  • Sensibilización: para ayudar a la comunidad universitaria a adoptar una actitud positiva, solidaria y humana hacia la discapacidad. Con la colaboración del Instituto Guttmann.
  • Becas: la especial consideración que da la Universitat Abat Oliba CEU al alumno con algún tipo de discapacidad se refleja también a la hora de conceder las becas y ayudas económicas. A través de su servicio de becas ofrece información y asesoramiento sobre todas los prestaciones económicas especiales, ya sean las concedidas por entidades públicas como privadas.

Además, la UAO CEU, como miembro del Consejo Interuniversitario de Cataluña, apoya a las personas con discapacidad a través del proyecto UNIDISCAT (Universidad y Discapacidad en Cataluña).

 


Otra forma de dar clase: actividades fuera del aula

El BCN Thinking Challenge del Club de Emprendedores, els GoliADs Awards o la International Journalism Week son algunas de las propuestas de la UAO CEU

Barcelona. (Redacción).- Las metodologías y los enfoques a la hora de dar clase han ido evolucionando. Las actividades fuera del aula están adquiriendo cada vez más importancia, son un elemento motivador para los alumnos, dan el contexto necesario y exacto de cada situación, obligan al estudiante a interactuar, a desarrollar las habilidades comunicativas, posibilitan el contacto real con potenciales situaciones futuras, favorecen la participación activa del alumno e incentivan su creatividad.

En la Universitat Abat Oliba CEU, el aprendizaje de las aptitudes y las competencias para el desarrollo profesional son tan importantes como los conocimientos adquiridos. La labor docente del claustro de profesores se extiende más allá del escenario de una clase.

Para ello, la UAO CEU promueve en todas sus titulaciones la participación de los estudiantes en todo tipo de actividades (jornadas, seminarios, debates, talleres, conferencias, etc.) que complementan todo lo aprendido en clase. Es una forma distinta de poner en práctica la teoría del aula.

Así, por ejemplo, en el ámbito de la Economía y la Empresa se decidió crear el Club de Emprendedores. Idea de los propios estudiantes, conscientes de la importancia de “aprender a emprender” para poner en marcha sus empresas. El Club se ha revelado como la mejor forma de complementar la teoría de una clase, pues en él se desarrollan talleres de habilidades empresariales, charlas de emprendedores que relatan su experiencia profesional, debates… Entre estas actividades destaca el BCN Thinking Challenge, un hackathon day que ayuda a los participantes universitarios a desarrollar habilidades personales básicas en cualquier actividad profesional. Habilidades como la creatividad, capacidad de resolución, trabajo en equipo, esfuerzo, operatividad, organización, etc.

Otra opción son las actividades pensadas especialmente para los estudiantes de Derecho como los talleres de competencias profesionales, los seminarios prácticos de Derecho Mercantil, la Sociedad de Debate, el Club del Jurista, la asistencia a juicios en la Audiencia Provincial y la resolución de casos en colaboración con despachos de abogados.

Por su parte, los alumnos de Publicidad y Relaciones Públicas tienen la oportunidad de organizar desde cero un festival de publicidad y comunicación, el famoso GoliADs UAO CEU Awards. Los premios son un referente en Barcelona y están abiertos no sólo a los alumnos de la UAO CEU sino también de la Universidad CEU San Pablo de Madrid y la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia. Entre todos evalúan el trabajo de profesionales de la comunicación.

Cabe destacar la International Journalism Week, una actividad que se inscribe dentro de las actividades de internacionalización de los estudios de Periodismo. La IJW ofrece a los estudiantes y profesores la posibilidad de seguir conferencias, seminarios y talleres ofrecidos por profesores y profesionales de varias universidades internacionales.

En los estudios de Educación desde el primer curso los alumnos tienen contacto directo con la escuela, ya que se cursa parte de sus asignaturas en los colegios de la Fundación Abat Oliba en Barcelona. Y en Psicología los alumnos organizarán este curso el 1º Congreso de Estudiantes de Psicología.


Instalaciones: una recreación del entorno laboral

Por ejemplo, ¿cómo no tener en cuenta la posibilidad de formarse en una (casi) auténtica sala de juicios? Es uno de los ejemplos que ofrece la Universitat Abat Oliba CEU, en cuya aula ‘Curia Iuris’ se forman los estudiantes de Derecho, Ciencias Políticas y Criminología a la hora de poner en escena casos prácticos y sacados de la vida real.

Las prácticas de Periodismo, así como de Publicidad y Relaciones Públicas, no se limitan al aula convencional. La UAO pone a disposición de sus alumnos modernos platós de televisión y estudios de radio y fotografía, es decir, las mejores infraestructuras y equipos para estar en contacto directo con la realidad del ‘exterior’, la del mundo profesional. El plató de televisión, además, es un taller multidisciplinar, en el que se da cabida también a las prácticas de trabajo de otros estudios como Dirección de Empresas o Derecho, por ejemplo.

En la misma línea, el Aula Mac/Apple Training se usa en todas las titulaciones para el aprendizaje de los programas que requiere cada carrera. Por no hablar de la sala Bloomberg, un aula taller equipada con la tecnología Bloomberg Profesional, y que forma parte de la red interactiva líder de formación financiera.

Además, las aulas de la UAO se distinguen por su reducido aforo, que se limita a 50 personas como máximo para garantizar una enseñanza personalizada. Esto permite una mayor proximidad e interacción entre profesor y alumno, lejos por tanto de la tradicional clase magistral que imparte un docente sobre una tarima a más de un centenar de estudiantes. Todas las aulas tienen conexión para ordenadores portátiles y WiFi.

Y no hay que pasar por alto en una universidad consagrada a las Ciencias Sociales su biblioteca. En este caso, la Universitat Abat Oliba CEU tiene una de 2.500 metros cuadrados de superficie, con un excelente fondo documental.