Crece el interés por la economía circular

La necesidad real de que el crecimiento sea compatible con el medio ambiente mantiene en primera línea de actualidad todo lo relativo a la economía circular, como una más de las soluciones para evitar los efectos indeseados de un modelo productivo que no sea compatible con la salud del planeta Tierra.

Financial Times publica un informe sobre economía circular en su edición del 5 de diciembre de 2019

En alguna ocasión, anterior, este blog ya dedicó atención a la economía circular, en especial al referenciar el libro de la economista Kate Raworth, titulado Doughnut Economics: Seven Ways to Think Like a 21st-Century Economist que se ha convertido de “best-seller” a un clásico en esta materia.

Raworth propone una relación comparativa de lo que considera propio del siglo XX y del siglo XXI, en temas de crecimiento y sostenibilidad, resumido en la siguiente tabla:

 

En la economía del siglo XX En la economía del siglo XXI
Producto Interior Bruto. Objetivo: Crecer Producto Interior Bruto. Objetivo, la sostenibilidad
Los mercados: El mercado es una institución que se autorregula Los mercados: Economía integrada, en la que, junto a las categorías económicas, se dan las sociales y ecológicas
Naturaleza humana: “Homo economicus”. Conducta considerada racional en economía, maximización de beneficio y de la utilidad Naturaleza humana: Más social, más adaptable al cambio
Equilibrio: Se produce entre oferta y demanda una situación de equilibrio por medio de los precios Equilibrio: Se produce una complejidad dinámica que requiere un enfoque más amplio que no solamente el basado en oferta y demanda, ajustado vía precios
Crecimiento y distribución: Crecimiento con fuertes dosis de desigualdad Crecimiento y distribución: La necesidad de rediseños en la distribución
Crecimiento y regeneración: El mismo crecimiento trae progreso y resuelve los posibles problemas Crecimiento y regeneración: Diseño de nuevos esquemas de regeneración de recursos
El crecimiento económico como objetivo: Fomentar una tasa de crecimiento sostenida en el tiempo El crecimiento económico como objetivo: Aparición de un cierto “agnosticismo” sobre las consecuencias del crecimiento a largo plazo.

 

 

En pleno diciembre de 2019, se celebra en Madrid la Cumbre sobre el Clima de las Naciones Unidas, COP 25 que en principio tenía celebrarse en Chile, pero el gobierno de aquel país decidió renunciar a su celebración allí, por la inestabilidad social registrada, en su momento y aceptó la oferta del gobierno español, para que fuera Madrid, la capital que finalmente la acogiera, en las instalaciones de IFEMA.

Una conferencia en la que participan más de 25.000 personas y en la que se pretende alcanzar compromisos, a pesar del poco apoyo de países de la mayor importancia, tales como Estados Unidos, China o India, entre otros.

De todas formas, la celebración de estas conferencias, con una gran cobertura por parte de medios de comunicación de referencia, permite acelerar diálogos, conocer estudios y aunque todo ello se mezcle en un conjunto heterogéneo donde ciencia, opinión se mezclan, siempre aportan conocimiento si somos capaces de seleccionar lo que es relevante.

Financial Times, publicó el pasado 5 de diciembre 2019, un informe especial dedicado, precisamente, a la economía circular, cuyo artículo de portada lo firma la periodista Sarah Murray especializada en empresa, sociedad y medio ambiente dedicado a la necesidad de cambiar el tradicional ciclo de “extraer-fabricar-consumir y tirar” por otro que incorpore, dentro de lo posible, un enfoque circular y en el que se fomente la reutilización, aunque la autora es muy consciente de las dificultades que todo ello conlleva en la práctica.

Junto al texto de Murray, se ofrecen otras colaboraciones, en las que se destacan aspectos que forman parte del debate sobre los modelos de producción sostenibles en el futuro, tales como:

-Nuevos enfoques en el sector de la moda

-Los posibles límites del reciclaje en algunas industrias

-Los coches compartidos y nuevas formas de transporte

-El papel de las grandes ciudades (que son productivas y eficientes, pero necesitan otros modelos de gestión y organización)

-Reciclar ordenadores antiguos, llenos de materiales útiles pero que no se fabricaron pensando en lo circular, un gran potencial de mejora.

 

 

También en el mismo suplemento del Financial Times, Edwin Heathcote, periodista especializado en arquitectura y diseño, destaca los cambios que ya se están produciendo,  como la reciente legislación en los Estados Unidos que se conoce como la del “derecho a reparar” que introduce reglas a los fabricantes, para que los productos puedan repararse y no estén pensados para terminar antes de lo deseable como  consecuencia de lo que se ha venido a llamar “obsolescencia programada”, es decir vida útil acotada en el tiempo sim contar con la decisión del usuario.

El suplemento “Circular Economy” de Financial Times que aquí se cita, es un buen ejemplo de cómo, cuando la avalancha de noticias hace difícil discernir, la existencia del periodismo profesional y de calidad es una necesidad indiscutible para toda sociedad avanzada.

William Dawkins, muchos años editor del  Financial Times, en su prefacio al libro Inside the FT: An insight into the art of FT journalism, destacaba el interés de su periódico en comunicar bien sobre los asuntos serios y que importan. Por cierto, ese libro, como tantos otros de carácter formativo, nació de recopilar las notas de varios seminarios internos, del periódico, en un mundo en que, a finales de los 90, cambiaba el papel de los medios de comunicación.

Referencias:

Dawkins, W.; Inman, C. (1998) Inside the FT: An insight into the art of FT journalism. London. Financial Times Editorial Department.

Murray, S. (2019) Has ´take-make-waste´ had its day?. FT Special Report. Circular Economy. December 5th 2019

Raworth, K. (2017) Doughnut Economics. Seven Ways to Think Like a 21st-Century Economist. London.  Penguin Random House Business Books.

Nota: La imagen que se utiliza en este post pertenece al suplemento Circular Economy de Financial Times, del 5 de diciembre de 2019, edición en papel

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *