Liderazgo y retos educativos en la empresa

La educación en liderazgo, se trata de uno de los retos más destacables que afrontan las universidades y las business schools, en la oferta y contenidos de sus programas.

Existe comprobación empírica (Westerman, Bonnet, McAfee, 2014) que el éxito en la modernización y en la transformación digital de las empresas, depende del liderazgo, de su estilo y de su impacto en la cultura de cada organización, no se trata de un problema de tecnología.

Esos mismos autores nos proponen la definición de “Digital Máster” para las empresas que son capaces de aunar la incorporación de la tecnología digital con la excelencia en liderazgo.

El problema es que las empresas, por un lado y las propias personas dedicadas al management por otro, a pesar de dedicar recursos y tiempo a la formación en liderazgo, no consiguen los resultados que se pretenden, el retorno a tanto esfuerzo, es limitado.

Existe la evidencia clara de que, en muchas organizaciones, la asistencia a cursos de actualización y formación en liderazgo es más una cuestión de prestigio interno que una herramienta de transformación.

En ocasiones sólo siguen esos cursos, los máximos niveles. Seguir una formación de ese tipo se convierte en un símbolo más de estatus y no tiene efectos reales en la vida de la empresa y por lo tanto en la de los profesionales que allí trabajan.

Moldovenau y Narayandas (2019) en un reciente artículo en Harvard Business Review, proponen un enfoque diferente, más integral. Una formación en liderazgo adaptada a las personas concretas -personalizado- en la que se fomente el “networking” junto a planes de reducción de barreras y niveles, muchas veces producto de otras necesidades productivas, las de hace ya bastantes décadas.

Pensemos en la creciente importancia de las metodologías “agile” para crear climas de mejora en las organizaciones, son enfoques que buscan la espontaneidad, la colaboración y evitar la formalidad de los organigramas.

La innovación, precisa de la creatividad de todos los niveles y el liderazgo debe facilitar ese nuevo entorno.

Todo ello plantea grandes retos, pero también un inmenso terreno abierto a nuevas posibilidades aceleradoras de la creatividad humana, destinada al bien común.

 

 

Referencias:

Denning, S. (2018) The age of agile: How smart companies are transforming the way work gets done. New York. American Management Association

Moldaveanu, M.; Narayandas, D. (2019) The future of leadership development. Harvard Business Review. March-April 2019

Westerman, G.; Bonnet, D.; McAfee, A. (2014) Leading digital: Turning technology into business transformation. Ingram Publisher Services.

 

Joaquín Solana Oliver

Departamento de Empresa y Economía

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *