Inicio de curso y docencia motivadora en dirección de empresas

El mes de septiembre, con el inicio del curso académico, es un buen momento para reflexionar sobre los retos que el entorno económico, la aceleración tecnológica y la globalización de los mercados, plantean a las personas que se preparan para dirigir, o para otra profesión.

Para dar respuesta a todo ello, se presentan nuevos planes de estudios y se actualizan los contenidos en las asignaturas de planes anteriores, para ofrecer una docencia de calidad, comprometida con una sociedad que necesita personas que ejerzan su profesión con los niveles de exigencia técnica más elevados y que tengan muy en cuenta el impacto de sus acciones.

La tecnología y sus aplicaciones están en un proceso de aceleración creciente, por lo que la labor directiva del futuro será hacer compatible dicha aceleración, con las capacidades reales de las personas.

Aprender ya no puede situarse solamente como la primera de las etapas vitales, a la que seguirá la vida profesional activa. Hoy tenemos la necesidad de formarnos siempre, en todo momento, para mantener empresas rentables y profesionales competentes.

La Universidad, tiene un papel clave en este devenir. Por un lado, aportando las líneas de conocimiento más actualizadas, utilizando a fondo la tecnología y, de forma principal, motivando a los alumnos para que busquen la excelencia en cada actividad, primero como estudiantes, después como profesionales.

Con relación a lo anterior es destacable la opinión de Brandon Busteed, director ejecutivo de la Gallup´s Education Division cuando se refiere a los resultados de una encuesta masiva, realizada entre profesionales de muchas disciplinas distintas, sobre qué es lo que más valoraban de sus años universitarios.

La encuesta destacó, que lo más valorado, en todas las profesiones era el haber tenido, en algún momento de los estudios, un buen mentor o mentora, alguien capaz de enseñar una materia con convicción y pasión, además de transmitir un entusiasmo que se recuerda siempre y es fuente de inspiración a lo largo de toda la vida.

Con la determinación de ofrecer a los alumnos lo mejor en cada materia y conseguir un acercamiento a ese concepto de “docencia y tutoría que dejan huella”, se inicia un nuevo curso para el que se hace necesario un trabajo lleno de exigencia y un enfoque optimista que dará sentido al esfuerzo, base del crecimiento personal.

Septiembre 2019

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *