La empresa necesaria: Digital, transparente y ciudadana

Satya Nadella tomó las riendas de Microsoft en febrero de 2014. Es el tercer CEO que tiene la empresa, tras las etapas del fundador Bill Gates y de Steve Ballmer.

Las ideas y la actividad del nuevo CEO ya tienen un claro reflejo en la orientación estratégica de la compañía, pero además Nadella sabe comunicar lo que desea para su firma y lo que entiende que debe de ser el management en pleno siglo XXI. Lo ha explicado en su libro Hit Refresh y lo reafirma en frecuentes apariciones públicas ante audiencias empresariales y profesionales. Es un directivo cuya personalidad y aproximación a la gestión se distancia de muchos estándares de la profesión directiva.

La revista Forbes dedica la portada de su número del 31 de diciembre de 2018 a Nadella, para destacar algunas de sus ideas en relación al papel que las empresas deben desempeñar en una sociedad caracterizada por la aceleración tecnológica en la que nos encontramos.

La mención a Satya Nadella en cuanto a escritor de un texto sobre el papel de la empresa  puede servir para destacar tres características que son importantes y deben darse en toda organización. De forma resumida se trata de la digitalización, la transparencia y la relación con los “stakeholders” o grupos de interés.

La transformación digital de las empresas es un proceso en pleno desarrollo. Unas firmas la aplican de forma estructurada y con la utilización de recursos abundantes, otras lo hacen como consecuencia de los cambios en el entorno y en la tecnología y procuran adaptarse de forma gradual, porque de lo contrario quedarían fuera del mercado en poco tiempo. Una obra que explica este proceso, con múltiples consejos, es la del profesor de la Columbia Business School, David Rogers, su título, The Digital Transformation Playbook.

La transparencia de la empresa es otra característica que siempre se ha considerado valiosa y necesaria, pero en nuestros días es imprescindible. La información no financiera que acompaña a partir de ahora a la información contable de las empresas es un claro exponente de lo anterior. Destacan, en este campo, las orientaciones y el papel de instituciones como la Global Reporting Initiative (www.globalreporting.org).

Una mayor transparencia, permite acercar las empresas a la sociedad, ellas mismas, naturalmente, son sociedad, lo que nos lleva al concepto de empresa ciudadana con una dirección basada en una fuerte exigencia ética. Un buen resumen actual de todo ello, lo encontramos en el reciente texto The Routledge Companion to Business Ethics.

La información empresarial no financiera gana importancia en los últimos años. En un orden concreto, puede citarse, para el caso de España, la reciente Ley 11/2018 que ocupa actualmente la atención de consultores, auditores y consejos de administración en nuestro país.

Desde un punto de vista más amplio, los medios de comunicación se ocupan de forma creciente de los temas relacionados con la sostenibilidad, en especial los vinculados a la ecología y a la diversidad.

La revista Forbes, citada anteriormente, dedica un extenso reportaje (McGrath, Konrad, 2018, pp. 55-66) a la creciente implicación de las grandes empresas en la responsabilidad social, motivada por un distanciamiento de los poderes públicos de algunas materias, en fase de desregulación, referido todo ello a los Estados Unidos.

Esta circunstancia se traduce en la publicación de “rankings” de empresas, sobre aspectos no financieros que combinan variables y estilos de gestión, con influencia en el valor de la firma.

Son “rankings” basados en:

  • Trato a los empleados
  • Trato a los clientes
  • Calidad de los productos
  • Respeto al medio ambiente
  • Relación con la comunidad
  • Creación de empleo
  • Estilos de liderazgo

Se trata de un conjunto de variables y políticas que tienen reflejo en los resultados, pero que, en muchas ocasiones, la información contable tradicional no mide y ya sabemos que sin una adecuada métrica, no podemos avanzar en el conocimiento de la realidad.

Retomando las ideas de Satya Nadella debe destacarse que es importante innovar, avanzar en áreas tales como las de la inteligencia artificial, la medicina, la educación, la educación durante toda la vida “lifelong learning”, etc.

Nadella destaca que el mejor filtro para determinar y orientar sobre qué es importante para la sociedad, es utilizar la empatía, desde la dirección de empresas.

Una mirada basada en la empatía hacia la sociedad lleva a las empresas a innovar para cubrir necesidades, para mejorar la vida de los ciudadanos y por lo tanto para el bien común de la sociedad entera.

 

Referencias:

Heath, E., Kaldis, B., Marcoux, A. (Editores) (2018) The Routledge Companion to Business Ethics. London and New York. Routledge

 

McGrath, M.; Konrad, A. (2018) Meet America´s New Regulator: Adam Smith. Forbes, December 31, 2018.

 

Nadella, S. (2017) Hit Refresh: The Quest to Rediscover Microsoft’s Soul and Imagine a Better Future for Everyone. New York. Harper Business

 

Rogers, D. (2017) The Digital Transformation Playbook: Rethink Your Business for the Digital Age. New York. Columbia University Press

 

 

 

 

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *