La Inteligencia Artificial en la empresa

Tendrá efectos en la gestión y en la forma en que se efectúan muchas tareas

La Inteligencia Artificial, sus desarrollos, las consecuencias de su utilización correcta, formará parte del entorno habitual desde ahora y en los próximos años.

Una sociedad que haga un uso correcto de las posibilidades del software y de las máquinas inteligentes puede ser mucho más productiva, innovadora y capaz de resolver los grandes retos que están planteados en la agenda social actual, desde la ecología y el cambio climático, a los retos demográficos, o a la racionalización de actividades, en una sociedad que deberá incorporar modelos de crecimiento inclusivos para que tengan permanencia en el tiempo.

La Inteligencia Artificial ofrecerá tantas posibilidades que es difícil concretarlas sin el riesgo de olvidar aplicaciones que irán surgiendo en el tiempo.

Entre las personas cuya profesión es dirigir, existe un marcado consenso en aceptar que es un tema del máximo interés y que tendrá efectos en la gestión y en la forma en que se efectúan muchas tareas.

Quizá, como aclaración, convenga definir qué se entiende por Inteligencia Artificial, para ello nos será de ayuda la definición que se ofrece en el Oxford Dictionary que utilizan también estudios independientes como el que se cita en este texto:

“La inteligencia Artificial es la teoría y desarrollo de sistemas informáticos capaces de realizar tareas que normalmente requieren la inteligencia humana, tales como la percepción visual, el reconocimiento del habla, la toma de decisiones y la traducción entre lenguajes”.

Se trata de una definición que se refiere a un contexto de cambio acelerado cuyas consecuencias, influirán y, sin duda, modificarán la citada frase y la naturaleza de sus contenidos.

Los nuevos desarrollos, si bien cambiarán la forma en que se efectúan muchas funciones hoy, aportarán la posibilidad de nuevas tareas, de mayor complejidad, efectuadas con una ayuda creciente para las personas.

En el informe Reshaping Business with Artificial Intelligence, elaborado por The Boston Consulting Group (BCG) y por la MIT Sloan Management Review, se destacan las grandes expectativas que las empresas, sus directivos, declaran tener en relación con las posibilidades de la Inteligencia Artificial.

Para un directivo de hoy no existe otra opción que declarar que se toma estos desarrollos con la máxima atención y que seguro que tendrán incidencia estratégica en la actividad de sus empresas. Pero, al mismo tiempo, un número muy limitado de compañías incorpora la Inteligencia Artificial en sus planes estratégicos formales, existe una cierta contradicción.

El informe citado del BCG se basa en encuestas a más de 3 000 personas cuya profesión es dirigir, junto a 30 entrevistas en profundidad a expertos en tecnología que podemos considerar se hallan varios pasos por delante del conocimiento medio de los CEO´s de las empresas, en cuanto a técnica y software.

Una de las cuestiones más llamativas del informe es que, a pesar de declarar que la Inteligencia Artificial será clave en la sociedad presente y futura, un número relativamente corto de empresas la incorporan en sus planes estratégicos.

Es decir, existe un verdadero gap entre la percepción de lo que vendrá y la puesta en ejecución de modelos de gestión que tengan en cuenta el posible impacto de la Inteligencia Artificial.

De los encuestados en el informe, casi el 85 % están convencidos de que la Inteligencia Artificial permitirá a sus empresas obtener mejoras en ventajas competitivas, pero solamente una de cada cinco empresas ha incorporado, de alguna forma este tipo de desarrollos en sus actividades.

Todo lo anterior forma parte de los retos propios de la Transformación Digital de las empresas y, por extensión de la sociedad entera, un tema de la máxima actualidad que incluso, existe el riesgo de que se considere una moda, por el número de artículos y de conferencias que se le dedican y que deberían contemplar también los problemas éticos vinculados a la correcta utilización de los avances, al respeto al ser humano, tanto en su vida profesional como en su privacidad, en una sociedad más inclusiva, innovadora y dinámica.

Referencias:

• Ransbotham, S.; Kiron, D.; Gerbert, P.; Reeves, M. (2017) Reshaping Business with Artificial Intelligence: Closing the Gap Between Ambition and Action. MIT Sloan Management Review and The Boston Consulting Group. September 2017

• Westerman, G.; Bonnet, D.; McAfee, A. (2014) Leading Digital, Turning Technology into Business Transformation. Boston. Harvard Business Review Press.

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *