Talento, el gran reto del management

Talento es un término que ha ganado relevancia en los últimos años. Siempre ha sido un factor clave para el progreso de las personas, pero nunca tuvo una importancia social tan elevada como hoy, a raíz de la atención que recibe, como concepto, como garantía de progreso y, a veces, casi como una moda.

Un libro reciente de José Antonio Marina, con el título, Objetivo: generar talento. Cómo poner en acción la inteligencia (Ediciones Conecta) nos permite reflexionar sobre todo ello.

En el texto se destaca que el concepto de “talento”, suele aparecer como un tema central en los libros de management, más que en los de psicología, al carecer, el término, de un significado riguroso y acotado.

En cambio, en el mundo de la dirección de empresas, lo que interesa, es gestionar el talento, utilizarlo con destreza para conseguir buenos resultados y, como consecuencia, obtener organizaciones competitivas y rentables.

También Marina, entre otros muchos, hace referencia a otro autor, Malcom Gladwell, quien, entre otras cosas, se preguntó, en su día, si existe el talento innato, dando la respuesta esperada de que, naturalmente sí que existe.

La complicación aparece cuando en los análisis de las carreras de los que están, en principio, mejor dotados, “menor parece el papel del talento innato y mayor el que desempeña la preparación” (Marina, pág. 83).

Gladwell revisó la historia de personas que han tenido éxito en sus trayectorias vitales y llegó a definir una cifra: Diez mil horas. Es el tiempo que una persona necesita invertir para adquirir el dominio de una actividad.

Talento 2

Otro factor que destaca, como un hecho relevante es que, en general, las técnicas de entrenamiento y educativas no han dejado de mejorar en las últimas décadas y ello ha tenido efectos muy positivos en las capacidades y resultados de muchas áreas de la actividad humana, ya sea deportiva, musical, de investigación o de gestión y por lo tanto management.

Nuestro tiempo ha cambiado la capacidad de desarrollar el talento.

En la economía moderna, en la sociedad de la información, el talento es una herramienta necesaria, por ello, las empresas y las organizaciones no pueden depender solamente del talento innato, citado anteriormente al hablar de Gladwell. Es necesario generar talento o, mejor dicho, entrenar el talento.

El premio Nobel de Economía Daniel Kahneman, describe dos sistemas en el cerebro que dan lugar a la inteligencia generadora -que trabaja de forma espontánea- y la inteligencia ejecutiva -que permite la adopción de decisiones prácticas adecuadas- esta última, de vital importancia en dirección de empresas.

El talento, para el management, necesita de las dos inteligencias citadas, siendo, el entrenamiento, esencial para el desarrollo de la ejecutiva.

Marina nos propone una serie de características que debe tener en cuenta un buen entrenador y que son aplicables también, al buen educador, o al buen líder en la empresa, son las siguientes:

  1. Tener una meta clara
  2. Conocer el modo de mejorar el rendimiento y enseñar al alumno a que lo aplique
  3. Planificar el entrenamiento, marcar las pautas del progreso, la velocidad de crucero, para cada alumno
  4. Dar feedback continuo e inmediato de cómo lo está haciendo el alumno.
  5. Ayudar a soportar el entrenamiento que suele ser aburrido.
  6. Demostrar y transmitir una “actitud de crecimiento”.

Entrenar el talento en la sociedad del siglo XXI deberá hacerse de forma constante, implantando en todas las áreas de actividad, el entrenamiento y la formación a lo largo de toda la vida.

 

Referencias:

  • Marina, J. A. (2016) Objetivo: Generar talento. Cómo poner en acción la inteligencia. Barcelona. Ediciones Conecta
  • Gladwell, M. (2009) Fueras de serie: Porqué unas personas tienen éxito y otras no. Madrid. Ediciones Taurus.

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *