Navidad en otoño

La Navidad es una de las épocas del año en las que más consumo hay, y las empresas lo saben. Por eso, este periodo es un momento clave para que el sector empresarial y, sobre todo, el del comercio le saquen el máximo partido al negocio. Las últimas semanas del año pueden ser determinantes para salvar el ejercicio de sectores como complementos,  textil y juguetes, o productos alimentarios como el jamón.

Un año marcado por la desaceleración, la mayor demanda de promociones por parte de los consumidores y la presencia de más competidores en el mercado han supuesto que la campaña de Navidad arranque, cada vez más, con más anticipación.

Desde un punto de vista de la oferta, puede ser un error preparar la campaña el mismo mes de diciembre, ya que los consumidores empiezan, en general, su proceso de decisión y de compra antes. La incertidumbre hacia la situación actual lleva a un consumo más racional en el que los ciudadanos comparan precios en busca de las condiciones de venta más ventajosas.

Es por ello que las empresas y establecimientos comerciales tienen que estar preparados para responder a las necesidades de los consumidores en el momento que empiezana valorar diferentes opciones de compra. De hecho, según un estudio de Google, el 26% de la demanda empieza a hacer sus compras a partir del mes de octubre.

compras navidad

Las empresas, conocedoras de estos comportamiento de compra, adelantan sus campañas de marketing. Así, Ikea lanzó una campaña gráfica navideña adelantada en el mes de octubre. En la misma dirección, grandes superficies como Carrefour o El Corte Inglés bonifican hasta un 20% la compra de juguetes si se adquieren antes de mediados de noviembre, cuando se da el pistoletazo de salida oficial en las fiestas.

Un fenómeno que cada vez se consolida más es que estas campañas llegan con horarios más amplios ya que, según el estudio de Google, los consumidores buscan los productos que consumen a cualquier hora, y la venta nocturna (de las 22 horas a las 4 horas de la madrugada) está registrando un aumento en el número de consumidores que la utilizan.

La temporada de Navidad es un momento clave para las marcas, el espacio en el que deben sacar todo su potencial para responder a las necesidades de los consumidores, especialmente también en un momento en que estos reciben tantos estímulos como corresponde con ese periodo. El poder de la demanda es mayor que nunca en la saturada campaña de Navidad.

 

Josep Lluís del Olmo Arriaga
Fuente: Artículo publicado en La vanguardia, 19 de Noviembre de 2014

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *