¿Podemos?

Nunca he tenido como referencia a los economistas Navarro y Torres, y estos días he entendido el porqué. En general, no existe duda alguna de que Podemos ha rebajado el discurso agresivo y desafiante que mantenía hasta las pasadas elecciones europeas. Parece que alguien les ha puesto los números sobre la mesa.

Acceso al crédito para todos, renta básica pero limitada para los ciudadanos sin acceso al empleo (que ya existe en la mayoría de autonomías) y la reestructuración de la deuda (medida aprobada hace meses y que se está llevando a cabo mediante las inyecciones del BCE) son los tres pilares del programa económico de Podemos. Si bien es cierto que las tres medidas que reivindican son totalmente coherentes, y dejando de lado que tales medidas se han suavizado de manera notoria respecto a las planteadas inicialmente, se incluye un exagerado incremento del gasto público en la creencia de que el sector público es más eficiente que el sector privado, cuando pasa justamente lo contrario.

Podemos defiende que la agencia tributaria puede aumentar sus ingresos con la introducción del Impuesto de Patrimonio, la subida de impuestos a las grandes empresas y la lucha contra el fraude fiscal. Sin embargo, España no es país de ricos y la recaudación por patrimonio sería mínima, pues tan solo 60.000 personas cobran más de 150.000 euros, y no todas ellas pagarían el impuesto. Respecto al aumento de impuestos a las grandes empresas, cuidado. Si se sube demasiado, el riesgo está en la deslocalización de estas hacia países con mayor carga impositiva. Y en cuanto a la lucha contra el fraude, es la eterna promesa de todos los candidatos a la presidencia.

Nada nuevo hasta el momento. El problema llega cuando prometen re-nacionalizar la banca, ciertos medios de comunicación o los sectores oligopólicos que no funcionan eficientemente, en una clara referencia a las eléctricas y bajo un criterio puramente subjetivo. Solo hay que comparar los ratios de empresas públicas con privadas en Europa para darnos cuenta de que esto es rotundamente falso. Es más, hagamos lo propio en LATAM, que ocurre exactamente lo mismo.

Lo cierto es que el programa electoral de Podemos se aleja de bastante de la utopía planteada durante los primeros meses de vida. Sin embargo, es una alternativa débil, con aires de grandeza y con graves errores de estructura y visión macro y microeconómica.

 

ALEXIS VEGAS EGEA

CEO at DOCTOR FAKOY y NuuukiCorp

Prof. de Economía y Empresa en la Universidad Abat Oliba CEU.

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *