Siete efectos de la bajada de los tipos de interés anunciada por Draghi

El presidente del Banco Central Europea (BCE), Mario Draghi, anunció ayer una sorpresiva bajada de un cuarto de punto porcentual de los tipos de interés en la eurozona, hasta el mínimo histórico del 0,25%, y la prórroga de las subastas de liquidez hasta julio de 2015. Estas medidas tienen efectos directos sobre la economía.

1- Mejora del flujo de crédito

Uno de los mensajes que destacó ayer Draghi fue que la bajada de los tipos de interés contribuirá a impulsar el crédito para las empresas y los hogares de la zona euro. La cuestión es que con esta medida el BCE abarata la financiación de la banca y, además, asegura la liquidez al anunciar la prórroga de las subastas trimestrales hasta julio de 2015. La combinación de estos estímulos debería traducirse en una mejora del flujo de crédito.

Marián Fernández, Directora de Estrategia de Inversis Banco, asegura que las subastas de liquidez son “una noticia muy positiva, particularmente en un momento en que el exceso de liquidez se ha reducido de forma significativa, y teniendo en cuenta que en los próximos meses conoceremos los resultados de los test de estrés bancarios”.

Además, a pesar de que según Draghi no se ha discutido hoy la opción de una nueva LTRO, sí ha dejado la puerta abierta a hacerlo en los próximos meses.

2- Abaratamiento de las hipotecas

Los españoles podrían sentir en sus propios bolsillos la última decisión de Draghi, ya que es probable que suponga una reducción de las cuotas hipotecarias.

El Euribor, al que se referencian más del 80% de las hipotecas en España, está muy ligado a la evolución de los tipos de interés. Por ello, la histórica bajada acometida por Draghi hasta el 0,25% en la tasa de referencia supondrá un nuevo descenso del Euribor a doce meses (que ya inició noviembre descendiendo hasta el 0,534% ante los rumores de una acción del BCE).

El estratega de mercados IG Market Daniel Pingarrón prevé que el Euribor se establezca “unas décimas” por encima del 0,25% marcado por los tipos en los próximos días, para después tender a mantenerse. Así pues, fija un ‘suelo’ para este índice de entre el 0,30% y el 0,25%.

Sin embargo, el analista de Inversor David Navarro ha considerado que la tendencia bajista del Euribor no será tan profunda, al considerar que el índice ya había descontado otra rebaja del precio del dinero. “En todo caso bajará de cara al año que viene y si se mantiene la política acomodaticia del BCE”, ha vaticinado.

Por el contrario, con la bajada de tipos los depósitos perderán rentabilidad, más de la que perdieron tras las limitaciones impuestas por el Banco de España en la remuneración de estos productos.

3- Las empresas se financian más barato

El sector empresarial se enfrenta desde que se desató la crisis a grandes dificultades para financiarse. Por un lado, se ven obligados a pagar rentabilidades muy elevadas en los mercados de capitales. Por otro, los bancos no les prestan dinero o les están acortando los plazos de refinanciación. Un alivio en los tipos de referencia también puede abaratar sus créditos y aligerar el coste de los intereses. En este sentido, cuanto más barato se financie una compañía, más capital puede destinar a la inversión y al mantenimiento del empleo (la principal preocupación de la economía española, con 5,9 millones de parados). Además, a esto se suma que los costes de financiación del sector privado están muy ligados a los del Estado y en los últimos meses la prima de riesgo se ha relajado considerablemente y se sitúa en el entorno de los 240 puntos básicos.

4- Asegura tipos bajos durante un tiempo

A medio plazo, la última decisión de Draghi evitará también que el Euribor vuelva a repuntar en los próximos meses cuando las entidades financieras empiecen a devolver el LTRO a 3 años (desapareciendo así el exceso de liquidez en el sistema interbancario). Draghi insistió durante su discurso que los tipos de interés seguirán bajos durante tiempo.

Para el economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer, “la principal razón para la bajada de los tipos de interés es el deseo del BCE de anclar las expectativas de los inversores sobre los tipos de interés del mercado monetario cerca del 0 % durante mucho tiempo”.

5- Mejora la demanda y trata de apuntalar la débil recuperación económica

La bajada de tipos mejorará también el consumo y la inversión al financiarse más barato tanto hogares como empresas. Este efecto es clave porque, a su vez, supondrá un impulso en la débil recuperación tanto de la economía de la zona euro como en concreto de España.

Esta misma semana la Comisión Europea presentaba sus pronósticos para los próximos ejercicios y mantenía que la zona euro se contraerá un 0,4% en 2013 antes de remontar un 1,1% en 2014 (una décima menos de lo que preveía en mayo) y mejorar un 1,7% en 2015. El BCE publicará sus previsiones en la próxima reunión de diciembre y los analistas temen que sean peor de lo esperado y, por ello, el BCE haya optado por adelantar la bajada de tipos.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, opina que “la decisión de recortar los tipos genera incertidumbre porque se puede interpretar que la situación macro de fondo es peor que hace un mes”. “Esto no es positivo, los bancos centrales deberían ser más predecibles y transparentes”, añade.

6- Control de la inflación 

La inflación es una preocupación para el organismo. El dato de octubre de la zona euro descendió hasta el 0,7% desde el 1,1% del mes anterior (en España incluso entró en terreno negativo, -0,1%), lejos del objetivo del 2% marcado por el organismo. Esta tendencia bajista en los precios ha sido el principal motivo para bajar los tipos este mes, según dijo Draghi.

El presidente del BCE negó que haya peligro de deflación en la región pero sí auguró “un periodo prolongado de baja inflación”. Con el recorte del precio del dinero el organismo contribuirá a controlar esta tendencia.

7- Frena la escalada del euro

Draghi aseguró que el tipo de cambio del euro no fue discutido en la reunión y que sólo es importante para los pronósticos de inflación y crecimiento, pero no es un objetivo de política monetaria. De cualquier forma, su decisión tuvo un impacto directo en la moneda única.

El euro cayó con fuerza tras el recorte de los tipos de interés más de dos centavos de dólar, hasta 1,3305 dólares, desde los 1,3528 dólares.

La caída del euro será beneficiosa porque muchas empresas exportadoras ya habían notado en sus resultados del tercer trimestre los efectos negativos de la fortaleza del euro frente a otras divisas.

El catedrático de análisis económico de la universidad de Valencia e investigador del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), Joaquin Maudos, cree que la sobrevaloración del euro estaba restando competitividad a las exportaciones de la zona euro.

Fuente: Expansión, 08 de noviembre de 2013

Post relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *