El conocimiento creativo conduce al emprendimiento y el liderazgo

Es necesario incorporar metodologías de trabajo que fomenten el pensamiento crítico, la creatividad, la resolución de problemas, la toma de decisiones o el trabajo en equipoEs necesario incorporar metodologías de trabajo que fomenten el pensamiento crítico, la creatividad, la resolución de problemas, la toma de decisiones o el trabajo en equipo

Vivimos una revolución. Hay que hacerse a la idea, no asistimos a unas décadas cualesquiera, sino que estamos ante el comienzo de una nueva era que llega de la mano de la digitalización. Y como toda revolución, la transformación digital estira las costuras de lo precedente para dar lugar a nuevas formas adaptadas al signo de los tiempos. Allá donde pongamos la mirada con detenimiento, asistiremos al mismo fenómeno.

La escuela no es una excepción. El conocimiento sigue siendo la llave del progreso y el desarrollo personal, pero ahora la clave no está tanto en poseerlo sino en saber aplicarlo. En sociedades más estáticas, la sola adquisición de unos saberes ya era un valor en sí mismo. La información era valiosa sólo por el hecho de tenerla. Hoy esto no basta y, de hecho, no es lo verdaderamente importante. En un contexto en el que la información y los conocimientos están disponibles, la educación pasa necesariamente porque la persona sea capaz de procesarla y emplearla creativamente según sus necesidades.

Como afirma la profesora del colegio Abat Oliba Spínola, Agustina Lacarte, “debemos preparar a nuestros alumnos para un futuro incierto. Razón por la que es necesario incorporar metodologías de trabajo que fomenten la comunicación, el pensamiento crítico, la creatividad, la resolución de problemas, la toma de decisiones o el trabajo en equipo”. No sabemos, como sucedía hace unas décadas, qué conocimientos necesitará el estudiante en el futuro para desenvolverse, pero sí que su capacidad para adaptarse al cambio y utilizar creativamente los recursos a su alcance marcará la diferencia.

Efectivamente, la transversalidad, la iniciativa creativa y la capacidad de comunicar y trabajar en equipo son ya las cualidades que generan mayor valor añadido en el terreno profesional. Todo ello se manifiesta en un modelo de liderazgo mucho menos jerárquico, más participativo, en el que todo el mundo debe estar preparado para tomar decisiones y comprometerse con ellas. En el liderazgo, el emprendimiento y el crecimiento personal se materializan las competencias transversales a las que antes se ha hecho referencia.

Liderazgo, comunicación y crecimiento personal ofrecen un eje triple que escuelas y colegios deben tener presente, puesto que sobre ellos discurrirá un desarrollo profesional coherente con las aspiraciones vitales. Por esta razón, la Universitat Abat Oliba CEU ofrece a los estudiantes de Bachillerato el Programa de Emprendimiento y Liderazgo. Un ámbito para trabajar, desde distintos ángulos y de la mano de personas que son referentes en sus respectivos campos, las competencias que permiten integrar el conocimiento para emplearlo de forma adaptada y creativa.


¿Qué debo valorar al elegir un postgrado?

La oferta de movilidad internacional, los contenidos y el prestigio de los profesores son algunas de las claves para elegir un curso que se adapte a la hoja de ruta profesional

En el contexto de tejidos económicos complejos y entornos profesionales dinámicos, la elección de estudios de postgrado es una cuestión fundamental en la construcción de una carrera profesional. Si el grado es el camino que conduce a la vocación, el postgrado marca la ruta hacia el desarrollo profesional.

La decisión sobre los estudios de postgrado, en primer lugar, tiene que fundamentarse en una hoja de ruta profesional lo más precisa posible. Hay que saber qué se quiere hacer, qué proyección ofrece el sector, qué puede aportarnos y en qué podríamos aportar. Se trata, en definitiva, de hacer una reflexión de segundo grado, más afinada, sobre la propia vocación.

Una vez determinado este aspecto personal, hay que sumergirse en un análisis pormenorizado de la oferta de postgrado disponible. En el sistema universitario actual se distingue entre másteres profesionales y de investigación. Como su nombre indica, los profesionales se orientan al ejercicio en un determinado sector profesional y suelen tener un componente práctico dominante. Los de investigación son títulos habilitantes para desarrollar una actividad investigadora.

En la valoración de un máster, hay que sopesar diversas variables. En primer lugar, estudiar a fondo los contenidos y constatar que, efectivamente, se ajustan a las expectativas y no resultan reiterativos con la formación antes recibida. Junto a ello, es fundamental ponderar el prestigio y nivel de los profesores que imparten el postgrado.

Frecuentemente, un máster se compaginará con otras actividades, ya sean laborales o formativas. Es recomendable valorar la metodología, la distribución de créditos, las características de las prácticas o el tipo de clases (presenciales/on line) desde la óptica de las circunstancias personales.

También es importante el enfoque que cada universidad imprime al máster o postgrado. Para conocer este aspecto, resulta especialmente útil hablar con antiguos alumnos de la titulación que se valora cursar. En la elección de la universidad es útil interesarse por las conexiones con el mundo profesional del máster o el postgrado y con qué red de convenios cuenta.

En relación con este asunto, es bueno interesarse por si el máster o postgrado se imparte en colaboración con una empresa o institución o por entre varias universidades. A menudo, la confluencia de instituciones enriquece el programa de postgrado, ya que cada una aporta su valor diferencial. Además, puede servir para multiplicar contactos que ayudarán a la proyección profesional.

La conexión con el mundo profesional es clave en programas de postgrado. Será muy valioso contar con índices de empleabilidad vinculados a cada máster y conocer cómo funciona el servicio de carreras profesionales de la universidad.

Finalmente, en un mundo globalizado, el hecho de que el máster proporcione una experiencia de movilidad internacional puede marcar la diferencia. Sobre todo, si la estancia en el extranjero se produce en países estratégicos para el sector en el que se desea hacer carrera.

En definitiva, múltiples variables que se deben poner en la balanza y evaluar en función del futuro que la persona imagine para sí.


¿Qué clase de personas necesitan los departamentos de marketing?

El marketing juega actualmente un papel clave en las empresas. Una parte notable del éxito de éstas discurre ligado a las decisiones que se tomen en el área de marketing, ya que de ella depende el comportamiento de la demanda, que, al fin y al cabo, es el fundamento de la viabilidad de toda compañía.

Si el marketing es un aspecto estratégico dentro de la organización, es clave que el profesional sea una persona capaz de responder al reto, por formación, actitud y aptitud. Pocas actividades como el marketing aportan una visión tan omnicomprensiva del conjunto de valores de una organización, y la persona que se dedique a ello tiene que presentar un perfil acorde a esta diversidad de enfoques. ¿Qué cualidades personales hay que tener para poder atender a esta visión de 360º?

Debe tener facilidad para comprender la función social de la empresa, el análisis de problemas, su diagnóstico y la proposición de soluciones, capacidad analítica, de síntesis y de relación con el grupo, facilidad de comprensión y de abstracción, creatividad, facilidad de expresión, sociabilidad, con amplia visión del mundo y perspectiva sobre su posible evolución.

Sentir pasión por lo que hace, cuanta más pasión, más productividad y mejores resultados. Tener la capacidad de ver más allá, crear sueños, ilusionar y emocionar.

Saber escuchar a la gente de alrededor y sobre todo a la gente de fuera, escuchar a clientes, a colaboradores, etc. es una buena forma para comprender el mercado y conocer sus necesidades.

El marketing, y más con la vertiente digital, está en un constante proceso de actualización y para estar al tanto de todas las novedades y no quedarse obsoleto, la formación es fundamental. Hay que tratar de diferenciarse lo máximo posible. Siempre queriendo aprender cosas nuevas, nuevos medios, tecnologías y soportes. Esto requiere muchas más horas de trabajo, pero merece la pena. La marca personal es muy importante.

Además se tiene que tener un perfil financiero, pendiente del ROI y del valor de negocio de su cartera de productos.

Y ser capaz de salir de la zona cómoda y pensar diariamente qué puede hacer para superar las expectativas de sus clientes y cómo puede sorprenderles. Y descubrir nuevas vías de comercialización, explorar nuevos mundos y por supuesto utilizar la creatividad en toda su amplitud y áreas.


¿Cuáles son los profesionales más solicitados?

Este año, ¿cuáles serán los profesionales más solicitados por las empresas y cuáles son los mejor pagados? Aunque la salida de la crisis es un tema incierto, parece que las empresas lo tienen claro: este difícil escenario actual les obliga a desarrollar planes estratégicos que se fundamentan en las nuevas tecnologías de la información. Las empresas intentan mejorar los resultados y demandan profesionales muy cualificados y especializados en áreas como la ingeniería, la comercial y en los sectores de nuevas tecnologías. Una titulación, el dominio de dos o más idiomas, la movilidad geográfica, la versatilidad, el uso de las redes sociales, tener iniciativa y estar preparado para adaptarse al cambio rápidamente, definen el candidato ideal que todas las empresas querrían contratar.

También se valora la experiencia y los conocimientos que están relacionados con la polivalencia necesaria para asumir objetivos. Según el informe Los + buscados de 2014, preparado por Adecco, aparecen indicadores económicos, previsiones y análisis de futuro que hablan de una mejora económica y de un crecimiento de la contratación, sobre todo a partir del segundo trimestre. Aun así, hay sectores que atraerán más la contratación, como es el caso de los del área de ingeniería (fabricación y producción fueron los líderes el año pasado), con el 29 % del total de contrataciones; después se sitúa el área comercial y ventas, con el 21,3 %; informática, con el 16,5 % y el área sanitaria y de salud, con el 10,2 %.

Los principales perfiles profesionales contratados fueron: especialista de producción, por el sector medical&science; controller financiero, por el sector legal y financiero; senior account manager, por el sector de marketing y ventas; programador Java, por el sector international mobility y key account manager, por el sector logístico. Los puestos de trabajo más cotizados Los profesionales más buscados precisamente no tienen por qué ser los mejor pagados. Estos perfiles se pueden clasificar como los más cotizados:

• En el área de medicina y ciencia, la consultora sitúa el perfil del market access.

• En el sector legal y financiero, se trata del perfil del analista de cartera de riesgos crediticios.

• En el sector de ventas, el perfil de key account manager de nuevas tecnologías es el que consigue la primera posición.

• En el sector del marketing digital, es el online marketing manager, que es el encargado de definir e implementar el plan de marketing, la estrategia de comunicación y el plan de medios de una empresa.

• El ingeniero de planta y el responsable de business intelligence son otros perfiles valiosos en el mercado.

• Y el retail manager, que lidera el sector retail.


ADE e ingeniería industrial, las carreras con más salidas profesionales

Para muchos estudiantes, este es el dilema sin fin: ¿estudias lo que te gusta, o escoges la formación que te ofrece una mejor salida profesional?

Según Adecco Professional, del total de ofertas de trabajo que reciben para titulados cualificados, el 4,2 % son para los de Administración y Dirección de Empresas (ADE); por debajo se sitúan las de ingeniería industrial, con el 3,3 % de las peticiones de contratación; y de ingeniería informática, con el 2,96 %. Después aparecen las de Ciencias Empresariales, Economía y Derecho, que retrocedieron el 2011, y que ahora vuelven a ocupar los primeros puestos del listado porque consiguieron el 2,5 %, 2,3 % y 2,2 %, respectivamente.

Las ofertas de la especialidad de Relaciones Laborales, Investigación y Técnicas de Mercado han aumentado las posibilidades de ocupación. La primera opción casi lo ha hecho cinco veces más respecto al año anterior, con el 1,34 %; mientras que la segunda de ellas, con el 1,16 % de las ofertas con cualificación, ha aumentado dos veces las posibilidades.

La especialidad de Medicina, que normalmente ocupaba los primeros puestos, ha disminuido el número de ofertas y se sitúa en el 0,65 %.
La importancia de los idiomas en las titulaciones es un requisito que cada vez más las empresas exigen a los trabajadores. En un mundo globalizado, donde las empresas exportan e internacionalizan sus negocios, quieren contar con personal que domine más de un idioma, y por eso es un punto a favor del candidato. Este requisito cada vez lo exigen más las empresas: el 32,23 % de las ofertas para licenciados y el 29,09 % de las dirigidas a los diplomados demandan el dominio de idiomas.


El doble grado multiplica tus oportunidades profesionales

¿Por qué un grado si puedes hacer dos a la vez? Un doble grado significa que dos programas de carreras distintas siguen un único itinerario, de modo que se optimiza tiempo y se gana eficiencia. Lo que hace posible la integración de los dos planes de estudios es que hay una parte común compartida por los dos grados, que se realiza solo una vez y que contabiliza para las dos especialidades. La principal ventaja de estas dobles titulaciones es el ahorro de tiempo.

En el itinerario clásico, un estudiante invertía unos ocho años de estudio para conseguir los dos grados (licenciaturas de antes); ahora, en cambio, con solo cinco años ya tiene un currículum excepcional. Lo más importante es la ampliación de conocimientos que estos dobles grados realmente aportan a los estudiantes y que corresponden a los contenidos de los perfiles profesionales de primer nivel: eso sí que es una ventaja competitiva. También supone una mayor experiencia, hecho que les hace aumentar las posibilidades de inserción laboral.

Las empresas valoran como positivo el candidato que no solo presenta su currículum con dos titulaciones (por supuesto que implica más conocimientos), sino que también que las ha realizadas conjuntamente para aprovechar al máximo su tiempo en la universidad: es un candidato con visión de futuro y con ganas de aprender. La Universitat Abat Oliba CEU es pionera en la oferta de dobles grados y en las áreas de conocimiento siguientes:

• Derecho y Ciencias Políticas: o Doble grado en Derecho más Dirección de Empresas o Doble grado en Derecho más Ciencias Políticas o Doble grado en Derecho más Criminología y Seguridad o Doble grado en Psicología más Criminología y Seguridad

• Ciencias Económicas y Empresariales: o Doble grado en Derecho más Dirección de Empresas o Doble grado en Dirección de Empresas más Economía y Gestión (International Business and Bilingual Degree) o Doble grado en Marketing y Dirección Comercial más Dirección de Empresas o Doble grado en Marketing y Dirección de Empresas más Publicidad y Relaciones Públicas

• Ciencias de la Comunicación: o Doble grado en Periodismo (Bilingual Degree) más Ciencias Políticas o Doble grado en Marketing y Dirección Comercial más Publicidad y Relaciones Públicas

• Humanidades y Ciencias de la Educación: o Doble grado en Educación Infantil más Educación Primaria (Bilingual Degree) o Doble grado en Educación Infantil más Educación Primaria o Doble grado en Educación Primaria más Psicología

• Psicología: o Doble grado en Educación Primaria más Psicología o Doble grado en Psicología más Criminología y Seguridad


Nuevas carreras para nuevas necesidades de mercado

Recientemente y aprovechando la adaptación obligatoria que ha supuesto el Espacio Europeo de Educación Superior (el llamado proceso de Bolonia), la Universitat Abat Oliba CEU ha apostado por las nuevas carreras que tienen más demanda en el mercado laboral. Y no solo eso, sino también por la combinación de grados con la finalidad de sacar el máximo provecho a los años de formación universitaria.

En esta línea, la Universitat Abat Oliba CEU de Barcelona amplía la oferta con dobles titulaciones, el doble grado en Marketing y Dirección Comercial más Dirección de Empresas, con la finalidad de añadir a los alumnos un perfil distintivo con más salidas profesionales a su alcance; así como el doble grado en Marketing y Dirección Comercial más Publicidad y Relaciones Públicas, que forma a los profesionales con habilidades especiales para la comercialización y la comunicación, para que tengan capacidad de crear, desarrollar, controlar, vender y comunicar cualquier tipo de producto y/o servicio a empresas de negocio diversificado.

Además, también ofrece el doble grado de Educación Primaria más Psicología, que completará la formación en educación y psicología del alumno con la capacitación necesaria para trabajar en el entorno laboral actual; así como el doble grado de Psicología más Criminología y Seguridad, que une la formación y la preparación completa de un psicólogo con los conocimientos teóricos sobre criminología y seguridad. Este grado garantiza la aplicación de estos conocimientos en experiencias prácticas para convertirse en un especialista que tiene un conocimiento global de ambas materias. Eso, sin duda, amplía los horizontes profesionales de los estudiantes en el ámbito de la prevención y de la investigación de los delitos.
No tenemos que olvidar que los estudios de Derecho no han dejado de figurar entre la formación más demandada en este campus. La Universitat Abat Oliba CEU es la escuela privada de Derecho con más experiencia de Barcelona, ya que desde el 1973 forma juristas con los dobles grados de Derecho más Ciencias Políticas, Derecho más Criminología y Seguridad, y Derecho más Dirección de Empresas.

En el apartado de dobles titulaciones, hay que destacar el doble grado de Educación Infantil más Educación Primaria, que une lo mejor de ambos títulos: la atención a los más pequeños (hasta los seis años) y la especialización en las áreas de inglés, educación especial y docencia de la lengua inglesa (en la etapa de los seis a los doce años).
Y como ya sabemos que un elevado nivel de inglés se exige cada vez más, no tenemos que obviar la gran oferta de programa bilingües para los dobles grados que nos ofrece la Universitat Abat Oliba CEU: Periodismo más Ciencias Políticas, y Educación Infantil más Educación Primaria. Se puede escoger el programa bilingüe en todos los estudios de Dirección de Empresas.


La digitalización reclama profesionales versátiles

El mercado laboral requiere trabajadores que puedan reciclarse y asumir nuevas funciones en la nueva era tecnológica

A finales del pasado año, la Conselleria d’Ensenyament, en el marco Proyecto Interdepartamental de Competencia Digital Docente (PICDD), determinó qué competencias digitales son necesarias para que los maestros y profesores estén en condiciones de contribuir a la adopción por parte de su alumnado de un dominio suficiente y adecuado de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. En el comunicado que informaba de ello se remarcaba la idea de que el uso de las nuevas tecnologías en el aula no debe limitarse a lo instrumental, sino que fundamentalmente debe integrarse en el ámbito de lo metodológico. Es decir, no se trata de emplear las Tecnologías para el Aprendizaje y el Conocimiento como mera herramienta de transmisión de los contenidos curriculares tradicionales, sino de concebir su inclusión en la vida del aula como forma privilegiada de introducir a los alumnos en un lenguaje –el digital- que indefectiblemente habrán de utilizar en su futuro académico y profesional.

La lógica del mundo profesional ha experimentado en las últimas décadas profundas transformaciones. Así, la digitalización ha hecho que al factor de la movilidad, conforme al que desaparecieron los puestos de trabajo definitivos y las competencias estables, se le haya incorporado, para potenciarlo y redefinirlo, el de la transversalidad. La digitalización tiende a diluir fronteras entre ámbitos de actividad que antes funcionaban como compartimentos estancos. El tiempo de las responsabilidades ligadas a funciones definidas y poco cambiantes está en trance de concluir, a lo que hay que añadir el hecho de que el empuje de lo digital está generando empleos que hace poco tiempo no existían, y se prevé que esta tendencia creativa se hará más fuerte en el corto y medio plazo.

Este panorama líquido reclama fácil respuesta adaptativa y versatilidad, profesionales con capacidad para reciclarse rápidamente y asumir nuevas funciones. En esta línea, el ‘Libro Blanco para el diseño de las titulaciones universitarios en el marco de la economía digital’, elaborado por el Ministerio de Industria, apunta a la necesidad de que los titulados universitarios cuenten con una “formación genérica y transversal importante” en competencias digitales. En este sentido, tanto el Ministerio como la Conselleria d’Ensenyament parecen señalar a un mismo objetivo: el de adquirir no tanto un conocimiento especializado como una ‘cultura digital’ que permita desenvolverse con éxito en la dinámica del trasvase y la multitarea que ya define la realidad profesional de nuestros días.

 


Dirección de Empresas, Derecho y Económicas son los que más oportunidades de empleo dan a sus recién titulados

Uno de los retos en Educación es profundizar en la compenetración entre universidad y empresa
En el contexto de un mundo cambiante, en el que se superponen nuevas formas de comunicación y transmisión de la información y modelos de organización y negocio distintos de los convencionales, resulta imprescindible que haya una comunicación fluida entre universidad y empresa, de forma que sea fácil su compenetración. El calado y velocidad de los cambios socio-económicos reclaman diálogo constante entre el entorno universitario y el empresarial.

Recientemente, la Fundación Everis realizó una contribución a la armonización de ambas esferas mediante la publicación del I Ranking de universidades. Relación entre empresa, universidad y sociedad, en el que se proporcionan datos sobre la empleabilidad de los titulados superiores durante los últimos cinco años. La originalidad de la encuesta radica en que aporta datos para evaluar la formación universitaria desde el punto de vista del empleador.

El estudio revela qué competencias son las más demandadas y detecta cuáles son los sectores en los que los recién titulados encuentran más oportunidades. En este último aspecto, se pone de manifiesto que, dentro del contexto empresarial, el destino más frecuente para estos egresados son las compañías de más de 1.000 trabajadores, pues 8 de cada 10 contrataciones se produce en empresas de estas dimensiones. En cuanto a los ámbitos de actividad económica, cinco sectores lideran la contratación de profesionales recientemente salidos de la Universidad: Información y comunicaciones (52,70%), Actividades profesionales, científicas y técnicas (49,18%), Educación (42,28%), Actividades sanitarias y Servicios sociales (40,57%) y Actividades financieras y de seguros (39,35%).

Expuestos los datos en términos de titulaciones, el informe señala a Dirección de Empresas, Económicas y Derecho como las carreras en las que se concentra la parte más significativa de las contrataciones de recién titulados, lo que revela un alto nivel de adecuación entre los contenidos de dichos grados y el posterior desempeño profesional. Uno de los retos inaplazables en Educación es profundizar en esta compenetración.


Debilidades y fortalezas en la búsqueda de un nuevo empleo

Salir de la zona de confort permite empezar a cultivar nuevos aprendizajes | Identificar los objetivos y no ponerse límites, entre las claves para encontrar trabajo.
El proceso de búsqueda de trabajo nos confronta con nuestro estado de ánimo. En ocasiones, podemos sentirnos enérgicos y expectantes ante la novedad; desmotivados porque el proceso es largo o porque no se cumplen nuestras expectativas. Cada caso es distinto y cada persona vive este proceso de manera diferente. Sin embargo, a lo que todos nos sumamos es a la inherencia del cambio, es decir, a que algo nuevo va a acontecer.

Según la experiencia, la edad o nuestras características personales podemos enfrentarnos a la búsqueda de forma distinta. La búsqueda se enraíza en la novedad, a lo desconocido… Algo que habitualmente nos somete a presión ¿Nos estaremos distanciando de la zona de confort?

A diario nos movemos en la zona de seguridad, donde estamos cómodos y lo tenemos todo controlado. Sin embargo, no es aquí donde ocurre la magia, ni donde podemos empezar a conseguir nuestras metas. Sin cambio, no hay crecimiento. El proceso de búsqueda de empleo suele traspasar nuestra zona de confort y de inicio, hace que desarrollemos nuestro autoconocimiento.

De cara a confeccionar un curriculum, una carta de presentación o preparar una entrevista de trabajo, es importante conocernos. Saber cuáles son nuestras debilidades y fortalezas y de qué modo podemos explotarlas mejor. Cuando salimos de la zona de confort es cuando empezamos a cultivar nuevos aprendizajes.

En la búsqueda de trabajo suele iniciarse un proceso en el que el miedo a perder lo que tenemos o a dejar de ser como somos, es lo que nos sirve para escalar e iniciar el camino. ¿Sientes el miedo que te va a hacer crecer?

Tenemos que empezar a cambiar de perspectiva y arriesgar. Si los objetivos no se consiguen tan pronto como se esperaba, tranquilos, todo llegará. No te prives de soñar, los límites los pones tú. Debes aprender a identificar tus objetivos.

· ¿De dónde vienes?

· ¿Dónde estás?

· ¿Hacia dónde vas?

· ¿Cuál es tu máximo objetivo?

· ¿Cómo lo vas a conseguir?

Estas son algunas de las preguntas que puedes empezar a plantearte y tu carrera profesional seguirá el camino que tú decidas. Para iniciarlo, puedes probar a contestarte la siguiente cuestión: si no tuvieras miedo…¿Qué harías?